Refranes  y  coplillas  
     
                                                                                                                                                                                                                     INICIO   
     
 
Después de haber leído  tres mil ochocientos setenta y dos refranes, editados por "Sopena-1990" , hemos llegado a pensar que éstos que publicamos son refranes sorbeños. Siempre fuimos unos enamorados de estos pensamientos nacidos de la sabiduría popular y que tengan por bien seguro que todos dicen "
verdades como templos". Disfrútenlos y GRACIAS a los que han colaborado con nosotros para que este apartado sea posible.
 
 
 
     
  El que nace tonto, no es para un rato. ("Dicho")   No se puede tirar más, de lo que el brazo da.  
  Se refiere a aquella persona que "cae" una y otra vez en la misma

 

Debemos conformarnos con lo que tenemos y con lo que,  
   piedra y no escarmienta de ninguna manera.    honradamente podemos conseguir.  
         
         
  La Mela ya no es La Mela, es un segundo Madrid. Han   Joven doliente es viejo aunque tenga veinte y viejo sano  
  construido una escuela y también un carril.    es joven aunque tenga ochenta años.  
  Hace muchos años, era raro que se hicieran obras por las barriadas.   Dedicado a los jóvenes que siempre tienen achaques para no  
  Con ocasión de la construcción de la escuela, se abrió un nuevo camino.    trabajar.  
         
         
  Tantos días pasan de enero, tantos ajos pierde el ajero.   Todos del mismo vientre, pero no del mismo temple.  
  En el campo hay que seguir el tiempo de cada cosa. No se puede   Aunque queramos, todos los hijos no son como los otros. Como  
   trabajar solo cuando se tienen ganas.   también se suele decir por aquí: "cada uno, es cada uno"  
         
         
  El que todo lo quiere, todo lo pierde.   Palabra dicha y piedra suelta, no tiene vuelta.  
  Se refiere a otro refrán: "la avaricia rompe el saco".   Debemos tener cuidado con lo que decimos, para no arrepentirnos.  
         
         
  A la entrada de La Mela, lo primero que se ve son las   Un padre para cien hijos, pero cien hijos para un padre...  
  ventanas abiertas y las camas sin hacer.    ¡NO!.  
  A modo de crítica hacia aquellas mujeres que no atendían sus casas   No es posible que los hijos se pongan de acuerdo en como cuidar a un  
  como debían, según las normas de aquellos años.    padre, en cambio un padre, siempre sabe lo que tiene que hacer.  
         
         
  ¿No será aquella la tía María?.   El que no sabe, que no sabe, ¡ húyele !  
  ¡ Quia ser ! si murió hace tiempo.   el que sabe que no sabe, ¡ instrúyele !  
  Pues por eso digo, que no será.   el que sabe que sabe  
  Son formas de hablar de nuestra tierra. "¿Es aquella...?" lo cambiamos   y no hace alarde de lo que sabe,   
  por "¿no será...?". "Quia" es lo mismo que decir "que va". En estas   es sabio ¡ síguele !  
  frases al final obtenemos algo evidente: la tía María no era porque   Sin explicación, porque está muy claro.  
    había muerto.      
         
         
  En abril se quemó la vieja el mandil, y en mayo el sayo.   El que más hace, menos merece.  
  No nos podemos fiar del tiempo; igual hace frío en abril que en mayo.   Se refiere a las injusticias de la vida.  
         
         
  Dios le da habas a quien no tiene muelas.   Lo que de pequeño son taras, de mayor son cargas.  
  Como quien tiene vacaciones y no sabe disfrutarlas.   De niño hacía tonterías, pero de mayor siguió haciéndolas.  
         
         
  La totovía le dice a su hijo: Cuando veas que un hombre se agacha, vete. Responde el hijo: ¿Y si lleva la piedra en el bolsillo?   Le dice la hormiga al grillo: Luego no me pidas. Mientras tú alegras cantando al viajero, yo estoy metiendo grano en mi granero.  
  No te fíes de nadie, en ninguna circunstancia.   Cada cosa en su momento. A la hora de trabajar, se trabaja.  
         
         
  Adivinanza. Un hombre era observado por un perro y el hombre le dijo: No me mires, que te entiendo. Dile al que no tenga que te dé, que cuando yo no tenga, te daré.   El que no está hecho a bragas, las costuras le hacen llagas.  
  El hambre   El que no está preparado para trabajar, todo le parecen problemas.  
         
         
  El candil se está apagando. La alcuza no tiene aceite. Ni te digo que te vayas, ni te digo que te quedes.  
  Se dice cuando tienes en casa una visita muy pesada y no sabes como decirle que se marche.  
         
     
   

 

   Algunos de estos refranes fueron publicados en la Revista El Afa  
     
                                                                                                                                                                                                                                INICIO